jueves, 9 de febrero de 2017

Receta: Lasaña de calabaza, puerros y espinacas

Hacía tiempo que no os traía alguna receta, pero vengo con una propuesta que seguro que os encanta. Una lasaña de verduras, que es una buena forma de que nuestros hijos coman verduras con ganas. Se puede rellenar de distintos ingredientes, según lo que tengamos en la nevera. En este caso, puerros, espinacas y calabaza, pero podéis probar con distintos rellenos.

 

 
La verdad es que, en general, mis hijos comen bastante bien la verdura y no suelen necesitar disfraces, pero la lasaña está entre sus platos favoritos (y entre los míos, la verdad). La lasaña es un plato muy versátil, que admite distintas combinaciones. La de carne es un clásico, pero la de verduras resulta menos pesada y más saludable. En esta ocasión, la he hecho con bechamel, pero si preferís una versión más ligera, se puede cubrir con salsa de tomate y el resultado es igualmente delicioso /y más sano, claro).
 
Os advierto que yo hice una lasaña de buen tamaño, así que, si queréis hacerla más pequeña, no tenéis más que reducir las cantidades de forma proporcional.
 

Ingredientes:

 
Placas de lasaña precocidas
1/2 calabaza pequeña
2 puerros
1 bolsa de espinacas (ya cortadas y lavadas, más cómodo)
Tomate natural triturado (1 lata)
Queso rallado
Sal
Aceite
 
Para la bechamel:
 
1 litro de leche
3 cucharadas de mantequilla o margarina
4 cucharadas colmadas de harina
Nuez moscada
Sal
 
1.  Lavar bien los puerros (sólo usaremos la parte blanca) y trocear. Los cortamos por la mitad de forma longitudinal y, después, troceamos en porciones de unos 2 cm. También pelar y limpiar la calabaza, troceándola en dados pequeños.
 
2. En una sartén o en una cazuela poner un poco de aceite de oliva y sofreír el puerro durante unos cinco minutos.
 
3. Incorporar la calabaza y cocinar a fuego lento, moviéndolo de vez en cuando
 
4. Añadir las espinacas. Al principio abultan mucho, pero enseguida se reducen.
 
5. Añadir el tomate triturado. Salar y dejar cocinar durante unos 20 minutos, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera. Si queda demasiado ácido, puedes reducir la acidez añadiendo una pizca de azúcar.
 
6. Preparar la bechamel:  calentar en un cazo la mantequilla (o margarina) hasta que se derrita. Añadir la harina y tostar ligeramente. Incorporar la leche poco a poco y después sal y nuez moscada al gusto. Remover continuamente hasta que espese.
 
7. Montar la lasaña. Previamente, sigue las indicaciones de la caja de las placas de lasaña. Algunas se pueden utilizar directamente y otras hay que ponerlas a remojo antes. En una fuente apta para el horno, alterna capas de pasta con las verduras. La última capa de pasta, cúbrela con la bechamel (si prefieres algo más ligero, puedes cubrirla de salsa de tomate. También está muy rica). Espolvorea con queso rallado.
 
8. Introduce en el horno, previamente precalentado, según las instrucciones de las placas de lasaña. Algunas necesitarán un breve tiempo de horneado, mientras que otras bastará con 10 minutos a fuego fuerte para gratinar el queso.
 
 
Espero que os guste esta lasaña de verduras.
 

¡Hasta el próximo post!

1 comentario: