martes, 14 de febrero de 2017

El lobo en los cuentos infantiles: enseñanzas de los lobos buenos y malos

El lobo feroz es el villano por excelencia de los cuentos populares y tiene una importante función en el aprendizaje de nuestros hijos. Pero también hay cuentos protagonizados por lobos buenos que ofrecen otras enseñanzas. Analizamos el papel del lobo en la literatura infantil y recogemos una selección de cuentos sobre el lobo que puede ayudar a los niños que tienen miedo de este personaje.

 
Os contaba la semana pasada que en mi hijo pequeño han despertado de golpe una serie de miedos que antes no tenía. Lobos y monstruos acechan en la oscuridad con aviesas intenciones. Entre otras herramientas, considero los cuentos un excelente recurso para combatir miedos. Ya os dejé una selección de libros sobre monstruos, y le toca ahora al malvado por excelencia: el lobo.
 
 
 
 
En los cuentos populares el lobo suele representar al malo de la historia. De Caperucita Roja a Los tres cerditos, pasando por Los siete cabritillosPedro y el lobo, este feroz animal es el villano indiscutible, al que se le achacan todos los males: mentiroso, manipulador, vago, violento... Su único objetivo es devorar a niños y animales indefensos, así que empleará todas las artimañas posibles para lograrlo. ¿Es necesario que reúna tanta maldad este personaje? Desde luego, sin malos la historia pierde emoción y en el mundo de los niños no hay medias tintas y el maniqueísmo campa a sus anchas. El Bien y el Mal deben estar claramente diferenciados para que aprendan a reconocerlo. A medida que crezcan las fronteras entre ambos se irán difuminando para dar entrada a un concepto para el que se necesita madurez y empatía: el Bien y el Mal no son absolutos.
 
Pero antes de llegar a eso, el lobo feroz tiene una función importantísima que no debemos desdeñar: enseñar a los niños aspectos importantes para su seguridad, como, por ejemplo, no fiarse de los desconocidos. Por lo tanto, son enseñanzas importantes, pero... ¿qué pasa cuando el lobo se convierte en demasiado terrorífico? Mi hijo mayor nunca tuvo miedos a monstruos o pesadillas, pero el pequeño ha desarrollado de golpe varios temores, especialmente a monstruos y lobos. De nuevo recurro a la lectura en busca de herramientas y he recogido una selección de cuentos protagonizados por el lobo que puede ayudar a nuestros pequeños a combatir sus miedos y a trabajar otros valores.

 

Historias que dan la vuelta a los cuentos tradicionales

 
Comer un lobo
Texto: Cedric Ramadier
Ilustración: Vincent Bourgeau
Editorial: Lóguez
Edad recomendada; De 2 a 5 años

Ya os he mencionado este libro, porque fue uno de los que trajeron los Reyes Magos. Se trata de una divertida propuesta en la que el cerdito trata de dar la vuelta al cuento tradicional, siendo él quien se coma al lobo. Para guisarlo, prepara paso a paso una deliciosa receta hasta que cae en la cuenta de que... ¡necesita un lobo! ¿Tendrá alguno en la despensa junto a las conservas de tomate y el frasco de miel?

 
¡Qué llega el lobo!
Autor: Émile Jadoul
Editorial: Edelvives
Colección: Luciérnaga
Edad recomendada: De 2 a 5 años
 
No todo es lo que parece. Esa es la enseñanza que extraemos de este bonito cuento. Un conejito llega corriendo a casa de Ciervo, gritando que le dejen entrar porque llega el lobo. Ciervo abre la puerta y le deja pasar. Lo mismo sucede con otros animalitos, que llegan corriendo anunciando que viene el lobo. Y, por fin, llega el lobo y todos gritan... ¡sorpresa! Es su cumpleaños y le han preparado una gran fiestas. La sorpresa final entusiasma a los peques, que descubren que los animalitos no huían del lobo, sino que es su amigo y querían agasajarle por su cumple. En la misma línea encontramos ¡Ya está aquí el lobo! del mismo autor, en el que el lobo busca a los animalitos. Parece que quiere comérselos, pero, en realidad, sólo les busca para invitarles a merendar porque son sus amigos.

 
 
El lobo hace huelga
Texto: Christophe Pernaudet
Ilustración: Sébastien Chebret
Editorial: Juventud
Edad recomendada: A partir de 5 años
 
Algo raro está pasado. ¡El lobo ha desaparecido de todos los cuentos! Por este motivo, Caperucita, los tres cerditos y la cabra convocan una asamblea para buscar una solución. ¿Dónde se ha metido el lobo? Pues el lobo se ha puesto en huelga porque está harto de ser siempre el malo. Así que los otros personajes de los cuentos tendrán que convencerle para que vuelva, porque, sin él, sus historias no tienen sentido. Pero es que, además... ¡a los niños les encanta que les asuste!
 
 
 

 

Algunas  formas efectivas de neutralizar a un lobo feroz

 
¡Qué viene el lobo!
Texto: Cedric Ramadier
Ilustración: Vincent Bourgeau
Editorial: Lóguez
Edad recomendada: De 2 a 5 años

De los mismos autores de Comer un lobo es este cuento que me gusta por su carácter participativo. El lobo feroz se acerca y el niño podrá combatirle siguiendo las instrucciones del texto: inclinar el libro para que resbale, agitarlo, ponerlo boca a bajo o, simplemente, pasar de página. Un divertido libro-juego que invita al lector a actuar contra el lobo, dándole las riendas para acabar con esa figura que le aterroriza.
 
 
Voy a comeDte
Texto: Jean-Marc Derouen
Ilustración: Laure du Faÿ
Editorial: Kókinos
Edad recomendada: De 3 a 6 años

Uno de los cuentos favoritos de mi hijo mayor es la historia de este enorme y malvado lobo feroz, hambriento y de pocas luces, que espera oculto en el bosque para devorar a alguna presa deliciosa. Aparece entonces un adorable conejito y en cuanto el lobo feroz se dirige a él, el cuento pierde todo sus componentes terroríficos, ya que el lobo... ¡habla de una forma rarísima! Y es que el lobo tiene un pelo en la lengua y el astuto conejito le pide que espere que va a ayudarle. Mientras aguarda, aparece otro sagaz conejito, que considera que el lobo no sabe cazar, así que se propone enseñarle. Muy divertido y con un final que arranca carcajadas a los niños. Podéis leer aquí la reseña completa de Voy a comedte.
 

La ovejita que vino a cenar
Texto: Steve Smallman
Ilustración: Joelle Dreidemy
Editorial: Beascoa
Edad recomendada: De 4 a 6 años

El lobo está harto de cenar siempre una insípida sopa de verduras. Por eso, se relame de contento cuando una noche de invierno llama a su puerta una ovejita que se ha perdido. ¡Por fin podrá añadir carne al guiso! Pero, claro, la ovejita tenía mucho frío y una oveja fría no sienta bien al estómago, así que la hizo entrar en calor. La ovejita tenía hambre y, claro, una oveja con el estómago vacío puede provocar indigestión. Con paciencia el lobo fue resolviendo todos los problemas de la ovejita hasta darse cuenta de que... ¡se había encariñado tanto con la ovejita y se habían hecho tan amigos que ya no podía comerla! Un precioso cuento sobre la amistad, la generosidad y la aceptación de la diferencia que enseña a combatir al lobo a base de cariño.


Yo, el lobo y las galletas de chocolate
Autora: Delphine Perret
Editorial: Kókinos
Edad recomendada: A partir de 5 años
 
El Gran Lobo Malo ya no da nada de miedo. Ahora es un lobo triste y flacucho que no asusta a nadie. Por eso, cuando el niño protagonista de esta historia se encuentra al infeliz villano en la calle, se lo lleva a casa en secreto y le invita a merendar galletas de chocolate y yogures de fresa, una dieta muy especial que le permitirá recuperar fuerzas, al tiempo que le enseña todo lo necesario para que vuelva a ser temible.

 


Dos lobos buenos

 
El lobo sentimental
Autor: Geoffroy de Pennart
Editorial: Corimbo
Edad recomendada: De 4 a 6 años
 
Ha llegado el momento de que el lobo Lucas deje a su familia y salga al exterior. Sus padres están tristes, pero saben que es lo mejor para él, y le dan una lista con todo lo que puede comer: la cabra y los siete cabritillos, Caperucita Roja, los tres cerditos, Pedro, Pulgarcito y sus hermanos... Sin embargo, Lucas es un sentimental. Por el camino va encontrando a los distintos personajes, pero, a pesar de que está hambriento, siente compasión por ellos y decide que tiene que encontrar otra forma de sobrevivir sin necesidad de hacer daño a nadie.
 
 
El buen lobito
Autora: Nadia Shireen
Editorial: Bruño
Colección: Cubilete
Edad recomendada: De 3 a 6 años

Todo el mundo sabe que para ser un lobo de verdad hay que saber hacer tres cosas: aullar a la luna, derribar casas a soplidos y comer gente. Pero al Buen Lobito le gusta preparar postres, comer verdura y ser amable con sus amigos. Escuchando un cuento, el Buen Lobito se pone a reflexionar y descubre que todos los lobos de los cuentos... ¡son muy malos! Un día se encuentra con uno de esos lobos malvados e intentará demostrar que para ser un auténtico lobo no hace falta ser malvado. Una original historia que, además de mostrar una faceta positiva de los lobos, enseña a los niños a ser ellos mismos.


 
 


Seguro que conocéis otros cuentos protagonizados por el lobo. ¿Me ayudáis a ampliar la lista?

 

¡Hasta el próximo post!

3 comentarios:

  1. Yo conocía El lobo hace huelga.... pero que variedad de lobos tenemos en los cuentos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tb el de El Lobo hace Huelga. Jeje, el lobo da oara mucho en tidas las historias

      Eliminar
  2. Qué gracia el de El Lobo hace huega! jajaja, y es que imagino que uno también se cansará de hacer de malo siempre en los cuentos.
    Gran selección para ayudar a ver al lobo desde otra perspectiva.
    Yo recuerdo uno de pequeña (no lo he buscado ni lo he vuelto a ver) sobre un lobo vegetariano que era muy divertido también.

    ResponderEliminar