jueves, 2 de febrero de 2017

¿Pueden los niños ver películas de mayores?

¿Los niños sólo pueden ver películas de dibujos animados? ¿O es posible ver con ellos algunas películas "de mayores"? El sentido común de los padres y los gustos de los niños pueden guiarnos a la hora de ver otro tipo de películas con nuestros hijos. El cine es fuente de ocio, pero también de aprendizaje. Igual que sentamos las bases para futuros lectores contándoles cuentos, podemos también educarles cinematográficamente al tiempo que realizamos una actividad divertida en familia.


Muy fans de Star Wars, aunque los niños nos parecen
aún pequeños para disfrutar de esta estupenda saga
En nuestra casa somos muy cinéfilos. Mi marido y yo coincidimos en algunos géneros y en otros no. Yo, por ejemplo, no aguanto el cine de terror y él se aburre soberanamente con el género romántico. Pero a ambos nos encanta el cine clásico, somos fans de Star Wars y nos divierten las buenas películas de aventuras y de intriga. A él le gustan las pelis de catástrofes (¿un maremoto va a arrasar la Tierra? ¿Estados Unidos es barrido por un huracán? ¿Un incendio aniquila el edificio más alto de Nueva York? No hagas planes para esta tarde...) y yo no me pierdo una peli de Harry Potter cada vez que la ponen en la tele... Bueno, estoy hablando en presente y debería hacerlo en pasado. Desde que fuimos padres, vamos al cine una vez al año, no conseguimos ver una peli entera sin trescientas interrupciones y, por supuesto, nuestros gustos personales han quedado supeditados a los dictados de los infantes de la casa. ¿Qué vas a poner una peli de terremotos? No puede ser: a los niños les va a dar miedo. ¿El Padrino? ¡Error! ¡Contenido no apto para menores!

Total, que el mando lo tienen ellos y Disney campa a sus anchas en el salón. Pero... ¿los niños sólo pueden ver películas etiquetadas como “cine infantil”? Cuando yo era pequeña, sólo había dos canales. Sí, sí. Todavía no se había abierto la veda de las privadas. Ya no ponían los famosos rombos que indicaban si la película era apta para niños o no, como pasaba en tiempos de mis padres, pero tampoco había gran oferta. ¿Qué pelis veíamos entonces? Pues lo que ponían y nos dejaban ver, según el criterio de nuestros padres. Recuerdo que los sábados ponían dibujos animados después del telediario y después películas, casi siempre cine clásico. Oye, y mi hermano y yo las veíamos todas: del oeste, de aventuras… En fin, lo que pusieran. ¿Veíamos películas de Disney? Claro, pero no sólo eso. Y aquí estamos.

Es decir, ¡sorpresa! Los niños pueden ver otras películas que no sean Frozen o El Rey León. ¿Pueden ver cualquier cosa? Pues no, claro, a esa reflexión llegamos todos. Y, además, no es lo mismo un niño de 4 años que uno de 8 y otro de 12. Su capacidad de comprensión es distinta, también sus gustos y su perspectiva. Es cuestión de saber elegir. Así que en casa hemos empezado a combinar la hora Disney con otro tipo de películas sin animación para ver con el mayor (el peque, cerca de los 3 años, apenas sigue una entera de dibujos, como para intentarlo con otro tipo).  
 

Mi hijo quedó encandilado con los números musicales de
Cantando bajo la lluvia, todo un icono del cine musical
Hemos cosechado algunos fracasos, pero también algunos éxitos. Infantiles no animados como Mary Poppins (una de sus películas favoritas, como ya os conté) o El mago de Oz, musicales como Cantando bajo la lluvia y clásicos ochenteros como Esta casa es una ruina o Regreso al futuro. Esta última fue la que más me sorprendió y estoy segura de que no entendió la mitad de la peli, pero no despegó los ojos de la pantalla y me mandaba callar cuando intentaba explicarle algo. En cuanto a Esta casa es una ruina, fue casualidad: nunca habría escogido esa peli para verla con él. En un revival ochentero, mi marido y yo nos pusimos a verla y el mayor se sentó con nosotros. Estuve a punto de cambiar de canal, pero luego decidí dejarla un rato a ver qué pasaba. Y, sí, dicen algunos tacos y tal vez haya un par de escenas a evitar, pero él ni se enteró, y en cambio se murió de risa con la casa cayéndose a pedazos, el incendio de la cocina y las excavadoras arrasando el edificio.


Mi hijo mayor se muere de la risa con los desastres de Esta casa es una ruina, en especial con
la caída de la bañera al piso de abajo, el incendio de la cocina o el derrumbamiento de las escaleras

Es cuestión de elegir con cuidado, por supuesto, y tener en cuenta los gustos del niño (al mayor le encanta la música, así que, por lo general, las películas musicales le gustan, mientras que el pequeño si ve un vaquero disparando o un pirata atacando, se queda pegado a la pantalla). Incluso recomiendo verlas antes sin ellos, porque a veces no nos acordamos bien y una peli que nos parece buenísima al verla con nuestros hijos puede parecernos por completo inadecuada. Así que voy a ir revisando algunas películas para poder verlas, sin prisas, con ellos. Algunas podrán verlas ahora, para otras habrá que esperar todavía, ya que serán aún un poco pequeños.

El cine es cultura y una fuente de ocio y de aprendizaje. Las edades son importantes, por supuesto, y La guerra de las galaxias no es un contenido muy adecuado para un niño de 3 años, pero sí para uno más mayor (por lo menos yo lo veo así, habrá padres que consideren Star Wars idónea para sus hijos pequeños, eso ya depende de cada uno).  Lo importante es que hay vida más allá de Cars y que para aquellos que nos gusta el cine, es un recurso educativo más.

¿Veis con vuestros hijos películas no infantiles? ¿Qué películas me recomendaríais para ver con el mayor (camino de los 5 años)?
 

¡Hasta el próximo post!

13 comentarios:

  1. Mira que a mí me gustan mucho las pelis de dibujos, pero hay que enseñarles que la vida es más que eso... y hay un montón de películas que ellos pueden ver... se me ocurre que le daría mucha risa al mío (6 a.) "Big" pero tendría que verla otra vez, no estoy segura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan las pelis de dibujos y algunas me parecen muy buenas y de mucha calidad. "Big" también tendría que verla otra vez, porque la recuerdo muy divertida, pero hace siglos que no la veo y, como tú, no sé si les valdría.

      Eliminar
    2. Big tiene alguna escena de mayores, pero poca cosa.... alguna palabrota... pero en las pelis ochenteras suele haber más que en las de hoy.

      http://uncorchoenlacocina.blogspot.com.es/?m=1

      Eliminar
  2. Mi medio limón y yo, somos como vosotros. Cinéfilos (y seriéfilos) 100%. Vamos una vez al año al cine, pero en casa tenemos una bludoteca estupenda y soy de la creencia que los niños pueden ver más que películas de animación (aunque a los no niños también nos encante este género)
    Yo también nací en la época en la que solo habían dos canales y me veía todas las películas que mis padres me dejaran. Oeste, españolas, románticas, divertidas y las pensadas, como no, para un público más juvenil (como por ejemplo los Goonies).
    Por cierto, yo como tu marido, si hay una película de catástrofes, no hagas planes, porque sí o sí tengo que verla.

    Mi casa es una ruina es un clásico y en casa nos encanta. La peque todavía no se da cuenta y no le ponemos pelis todavía, pero le estamos haciendo un rinconcito con clásicos de ayer y hoy, donde el cine de animación es uno de los muchos que lo integran.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de Los Goonies la pusieron el otro día en la tele y la vimos un rato, pero al mayor no le gustó y se fue a jugar. Pequeño todavía. En un par de años seguro que le gusta (o no, que sobre gustos no hay nada escrito). Era una de mis pelis favoritas :)

      Eliminar
  3. ¡Me encanta Marian! Completamente de acuerdo contigo. Y me ha gustado mucho tu selección porque llevo años queriendo volver a ver Esta casa es una ruina jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hacía lo menos 15 años que no veía Esta casa es una ruina y la verdad es que es muy divertida. Tiene un par de escenas que no son muy allá para los niños (y los tacos, que es algo que yo llevo fatal), pero la verdad es que el mayor ni se fijó o no le dio importancia. A veces somos muy protectores y vemos lecturas en las cosas que a ellos ni les llegan. Besos!

      Eliminar
  4. Hola, lo bueno es que ahora hay mucho donde elegir, hay películas de dibujos muy curradas. La verdad es que a nosotros como padres también nos preocupa, porque en una película siempre es difícil que no aparezcan cosas negativas, pero si se elige bien no creo que haya problema. La de cantando bajo la lluvia nos encanta! Gracias, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan mucho las películas de dibujos (no quiero dar la impresión de que no, porque no sería verdad). Y creo que muchas de ellas tienen gran calidad.
      Lo de las cosas negativas que muestra el cine (valores, tacos, violencia...) es algo que tenemos que tener en cuenta, pero, con un poco de sentido común, seguro que encontramos muchas películas adecuadas. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Tienes toda la razón Marian, a mí me pasa lo mismo, me encanta el cine y aunque el peque es chiquitín, aspiramos a poder pelis con él que no sean solo de dibujos (pero si adecuadas) Esta casa es una ruina me encantaba de pequeña y yo veía casi todo tipo de películas con mi familia, cuando llegaba una parte no adecuada me poedían que cerrara los ojos y que me tapase los oídos, ay, qué desastre... Jajaja

    ResponderEliminar
  6. Hola Marian, tienes mucha razón. Las películas que pueden disfrutar nuestros pequeños no siempre tienen que ser de corte infantil o animado, en todo caso, sí familiar y así los adultos compartimos y nos divertimos con ellos y no solo acompañamos. Claro que en todos los casos, los padres son los que tienen la responsabilidad sobre qué películas pueden ver sus hijos. Particularmente creo que llegada una edad, como la de 4 años, en la que el niño ya tiene mayor capacidad de compresión y de formular preguntas también, existe mayor variedad de películas que podemos disfrutar en familia. Cuando un niño es muy pequeño las opciones son muy limitadas, son impresionables y es mejor, tener mayor acercamiento con la realidad que con la fantasía. Y por ahí va mi aportación, creo que de acuerdo a la edad de los pequeños podrán tener menor o mayor acceso a las películas de adultos, cuando estas posean un corte familiar, de acción, con mensajes positivos o de drama, sin rayar en lo absurdo, catastrófico o en extremo irreal. Las películas de fantasía debieran estar acompañadas de una explicación previa sobre la historia, y en desarrollo en sí de la película, también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu reflexión. En realidad, me ha quedado una duda: ¿a qué te refiere con que las películas de fantasía no son adecuadas? Más fantasía que en las pelis de animación... Los niños aceptan muy bien la fantasía: para ellos no es raro que un niño haga magia, que sea amigo de un hada o que al entrar en un armario puedas aparecer en un bosque nevado... No les suele producir extrañeza, creo yo

      Eliminar